Bióloga marina enseña sobre biodiversidad antártica a escolares

La actividad se realizó establecimiento educacional de la Población Pompeya de Quilpué.

Alumnos de 5º y 6º Básico de la Escuela Theodor Heuss G-428 de la Ciudad del Sol, participaron en la jornada de divulgación científica sobre ambientes extremos, a cargo de la bióloga marina Gabriela Muñoz, académica de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso.

“Todo lo relacionado a ambientes extremos es poco conocido por los estudiantes”, señaló la doctora Muñoz, quien además es PhD en Parasitología Marina de la Universidad de Queensland en Australia.

La académica, quien ha dedicado gran parte de sus investigaciones a estudiar la parasitofauna en especies antárticas y subantárticas, señaló que para la jornada con los escolares se preparó una charla y un taller científico cuyo tema principal fue la biodiversidad antártica.

“La temática del taller trató sobre biodiversidad antártica que fue explicada en una breve charla y posteriormente trabajada a través de dibujos y figuras de flora y fauna antártica. La actividad realizada se enmarcó dentro de los objetivos del proyecto INACH RT32-16, que se relaciona con la biodiversidad de parásitos de peces antárticos”, explicó.

La bióloga marina advirtió que los estudiantes fueron muy participativos, la actividad les permitió reforzar algunos conocimientos y adquirir nuevos aprendizajes sobre el continente antártico como su rica diversidad en especies endémicas y qué lo hace vulnerable al cambio climático.

Una vez finalizada las actividades, cada alumno que asistió al taller recibió material de trabajo, el libro titulado “Biodiversidad Antártica” y un certificado de participación.

La directora del establecimiento educativo, profesora Ana María Bustamante junto a la coordinadora de UTP, María Soledad Segura, agradecieron la participación de la doctora Muñoz y de su grupo de trabajo, ya que – según sus palabras- estas actividades no solo contribuyen al aprendizaje de los niños, sino que además se abordan temas poco comunes de una manera entretenida.

Conmemoran Día de la Acuicultura en sede de Montemar

La actividad incluyó un simposio que abordó el estado del arte de la industria y los desafíos de la acuicultura de pequeña escala.

Por segundo año consecutivo la Universidad de Valparaíso en colaboración con el Comité Oceanográfico Nacional (CONA), realizaron la ceremonia para conmemorar el Día Nacional de la Acuicultura, el cual internacionalmente se celebra todos los 30 de noviembre.

La actividad, que se llevó a cabo en el auditorio Héctor Etcheverry de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la UV, tuvo por objetivo relevar el rol la industria acuícola, que es considerada como uno de los motores de desarrollo de la matriz productiva nacional.

Durante la jornada se abordó el estado del arte de la industria, su diversificación y los desafíos que debe enfrentar la acuicultura de pequeña escala.

La jornada contó con las presentaciones de la vicepresidenta del Directorio de la Sociedad Chilena de Acuicultura, María Isabel Toledo, a cargo de la conferencia “Arrecifes artificiales: una alternativa tecnológica para la acuicultura extensiva en áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos” y del jefe de la División de Acuicultura de la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura (Subpesca), Eugenio Zamorano, quien ofreció la conferencia “Reglamento de acuicultura de pequeña escala: el camino hacia la diversificación”.

Los dos expositores también participaron como panelistas de la mesa redonda, que moderó la investigadora y también directora del Instituto de Biología de la Facultad de Ciencias UV, Doris Oliva Ekelud.

Asistieron a la ceremonia el director de la Escuela de Biología Marina, Ítalo Masotti, en representación del decano profesor Ricardo Bravo; el secretario ejecutivo del CONA, Juan Fierro; el jefe de la División Acuicultura de la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura, Eugenio Zamorano; el presidente del Grupo de Trabajo Acuicultura (GT ACU) del CONA y académico UV, Marcelo Campos y el presidente de la Sociedad Chilena de Acuicultura, Antonio Vélez, junto a académicos, investigadores y estudiantes.

Comunidad de la UV participó activamente en simulacro de sismo y tsunami

Quienes trabajan y estudian entre el plan de Valparaíso y Reñaca se sumaron con disciplina y tranquilidad al ejercicio.

Eran las 11:33 horas de este jueves 5 de septiembre cuando comenzaron a sonar las alarmas que simulaban el inicio de un sismo de gran magnitud y posterior tsunami en el borde costero de la Región de Valparaíso.

Para la Universidad de Valparaíso, el ejercicio revestía una gran importancia, puesto que posee una gran cantidad de dependencias ubicadas en esta zona, desde la Facultad de Humanidades y Educación –emplazada en calle Serrano, a metros de plaza Sotomayor- hasta la Facultad de Ciencias del Mar y Recursos Naturales, situada en la costa misma, en el sector de Montemar (Reñaca).

En el caso del edificio de Humanidades donde funcionan las carreras de Pedagogía en Filosofía y Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales, el tiempo empleado en evacuar la sede fue de tres minutos y 55 segundos.

Estudiantes, funcionarios y académicos se encaminaron, entonces, a la calle José Tomás Ramos (a un costado del Palacio de Tribunales de Valparaíso), por la cual subieron hasta ponerse a seguro y esperar el llamado de las autoridades a retomar sus actividades.

En el otro extremo, en Montemar, la evacuación se desarrolló en forma tranquila y ordenada. En el operativo participaron cerca de cien personas, contando estudiantes, funcionarios y académicos. También se sumaron al ejercicio obreros de la construcción de una obra vecina y el personal del Hotel Neruda.

La profesora Pilar Muñoz, secretaria de Facultad, señala que el simulacro se realizó “de acuerdo a las indicaciones de nuestros líderes de evacuación. En menos de diez minutos llegamos todas las personas a las zonas seguras”.

Dada la dispersión de los edificios de la Facultad, Muñoz explica que se cuenta con dos zonas de seguridad: el casino del decanato y la calle El Encanto, a la que se accede por la escala Las Ágatas.

Otras sedes

Las autoridades de la UV habían llamado a la comunidad universitaria a participar de este ejercicio, sobre todo a funcionarios y académicos, a quienes, en su calidad de funcionarios públicos, se les solicitaba la mayor disposición y seriedad durante el simulacro.

Fue así como el personal que trabaja en Rectoría (en calle Blanco) evacuó hacia una zona segura subiendo por Urriola. El propio rector Aldo Valle participó del ejercicio.

Pocos metros hacia el oriente se ubica la Dirección de Extensión y Comunicaciones (DEC). Quienes allí trabajan evacuaron oportunamente de acuerdo a los protocolos: saliendo del Centro de Extensión por el acceso de Blanco 1113 (sala El Farol) y luego dirigiéndose a subida Almirante Montt. Tanto el personal de la DEC como el resto de los transeúntes del sector subieron de manera calmada y ordenada por la vía correspondiente, llegando hasta el punto de encuentro fijado en Almirante Montt con Beethoven.

En la Facultad de Ingeniería (ubicada cerca del Parque Italia), alumnos, profesores y funcionarios siguiendo el instructivo elaborado por la académica María Lorena Álvarez. En el caso de la sede ubicada en General Cruz 222 (ex edificio Hucke), donde funcionan las escuelas de Ingeniería Civil, Ingeniería Civil Biomédica, Ingeniería Civil Informática, Ingeniería en Construcción y el Instituto de Ingeniería Civil Matemática, junto a laboratorios y el Fab Lab, sus ocupantes salieron del edificio en completo orden, por las calles Chacabuco y Freire, hasta llegar a Colón con Rodríguez, donde se juntó gran cantidad de personas. Los ocupantes de la sede de Brasil 1786, donde funcionan las carreras de Ingeniería Civil Industrial e Ingeniería Civil Oceánica, realizaron la evacuación por Edwards, hasta Colón. Mientras que en la sede de Brasil 2140, donde funciona Ingeniería Ambiental y Civil Ambiental, realizaron un trazado desde Freire hasta Colón. El tiempo promedio de la evacuación fue de quince minutos.

Muy cercana se encuentra la Facultad de Derecho, cuya comunidad evacuó el edificio por calle Blanco, para luego dirigirse hasta Colón por calle Freire, para posteriormente doblar hacia la calle Rodríguez, para subir al cerro. Las personas que se encontraban a esa hora en el edificio siguieron las instrucciones de los diferentes líderes de piso, por lo que la evacuación y posterior movimiento hacia el punto de encuentro se desarrolló en orden y sin contratiempos.

En las facultades de Medicina y de Odontología, como resultado de su ubicación geográfica, el simulacro se vivió parcialmente. En el caso de la primera, por encontrarse la mayor parte de las dependencias que conforman el complejo del Campus de la Salud de Reñaca -su sede principal- sobre la cota de inundación establecido por las autoridades, la evacuación se hizo efectiva únicamente en el edifico de laboratorios (que se encuentra cercano a las márgenes del estero local), cuyo personal se trasladó momentáneamente al punto de encuentro que para el efecto se estableció en el edificio principal situado a algunos metros más arriba.

Una situación parecida se vivió en la Facultad de Odontología, cuya sede se encuentra en la subida Carvallo, en Playa Ancha, que se mantuvo operando con relativa normalidad.

Solo las dependencias de ambos planteles ubicadas en el plan de Viña del Mar o el sector céntrico de Valparaíso -como la casona Jackson, el edificio Bruno Günther y la Clínica Odontopediátrica- se plegaron al ejercicio o sirvieron para los fines establecidos por los organizadores del simulacro.

 

IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG
IMG

Estudiantes descubren el potencial de las algas para la gastronomía de innovación

Académica de la Escuela de Bióloga Marina UV realizó curso en Instituto Marítimo de Valparaíso.

Cincuenta alumnos de las especialidades de Elaboración Industrial de Alimentos y Gastronomía del Instituto Técnico Profesional Marítimo Valparaíso participaron en el curso práctico “Rescatando las riquezas de nuestro mar”, que ofreció la bióloga marina Pilar Muñoz, académica de la Universidad de Valparaíso.

La actividad se realizó mediante una articulación de las áreas de Nutrición y Medio Ambiente en los módulos de “Recepción de materias primas” de la especialidad de Elaboración Industrial de Alimentos y el de “Innovación en pastelería” de la especialidad de Gastronomía, que ofrece el establecimiento educativo porteño.

El curso se llevó a cabo en cuatro jornadas y se orientó a familiarizar a los jóvenes con los recursos algales de la región.

Pilar Muñoz destacó que la actividad se coordinó en conjunto con la profesora del establecimiento Francisca Espinoza e incluyó clases teóricas, una salida a terreno a la playa Carvallo para recolectar el material algal y posteriormente el procesamiento propio de cada especialidad.

“La actividad permitió relevar la importancia de las algas como captadoras de CO2 y como fuente nutricional junto a sus principales divisiones. Durante la salida a terreno recolectamos diferentes tipos de algas, como luche, luga cuchara, lechuga de mar y cochayuyo”, detalló la académica.

Agregó que fue una experiencia muy positiva y “me alegro de poder haberles presentado a estos jóvenes alternativas locales para desarrollar gastronomía innovadora. Como país necesitamos conocer todos los servicios ecosistémicos que nos brinda el océano, sobre todo las personas que vivimos en el borde costero”, afirmó la bióloga marina.

 

IMG 20190828
IMG 20190925
IMG 20190925
IMG 20191009

Dictan curso para el análisis de sistemas dinámicos y su modelación numérica

En la jornada participaron estudiantes de último año de la carrera de Biología Marina y de postgrado.

Estudiantes realizaron el curso para aprender el uso y aplicación del programa Modelación Hidrodinámica (Mohid) en la sede Montemar de la Escuela de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso.

El curso tuvo una duración de cinco días y fue organizado por el investigador Manuel Castillo, académico de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales UV, en el marco del desarrollo de su proyecto Fondecyt, que permite la cooperación internacional entre destacados científicos.

El curso titulado “Análisis de sistemas dinámicos marinos continentales (estuarios, fiordos y canales) y su modelación numérica”, estuvo a cargo del doctor Jorge Pierini, investigador del Instituto Argentino de Oceanografía de la Universidad Nacional del Sur.

El programa fue totalmente gratuito y se orientó a estudiantes de pregrado avanzado y de postgrado.

El doctor Pierini, quien es oceanógrafo físico especialista en circulación de estuarios, con más de treinta años de trayectoria, explicó que “el curso se basó exclusivamente en la parte de modelación numérica, en todo lo que son los procesos biogeoquímicos, aplicados sobre el mar. Hay muchos procesos en los cuales se puede llegar a trabajar y desarrollar distintos tipos de herramientas. La convocatoria fue excelente. Fue un curso muy bien organizado por la Facultad de Ciencias del Mar. Los alumnos tienen un nivel muy alto y son muy participativos”.

El doctor Castillo sostuvo que de los 21 estudiantes participantes provenían de diferentes áreas: eran biólogos marinos, ingenieros oceánicos, geofísicos, geógrafos y oceanógrafos.

Tal como lo explicó el académico, Mohid fue desarrollado en Portugal por el doctor Ramiro Nieves el año 1985, desde ese momento lo puso a disposición en código abierto (gratuito), por lo tanto puede ser utilizado libremente por los usuarios. Al ser de carácter abierto, desde sus inicios comenzó a recibir distintos tipos de aportes generando una macro herramienta con diversas aplicaciones muy útil para estudiantes, investigadores y profesionales