Monitoreo evaluó 29 de estos valiosos ecosistemas entre las regiones de Atacama y la Araucanía.

Tras dos años de evaluaciones (2020-2021), el Laboratorio de Ecología e Impactos Ambientales de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso se encuentra en la etapa final del proyecto Red de Monitoreo Ambiental de Ecosistemas Acuáticos de Chile, que les fue adjudicado por el Ministerio de Medio Ambiente.

El director del Laboratorio, doctor Gerardo Leighton, explicó que los humedales son reconocidos como puntos de máxima importancia por su amplia biodiversidad, por su acumulación de caudales de los ríos y esteros que desembocan en el mar y por retener nutrientes y sedimentos.

“Aquí existe mucha alimentación, tanto para animales bentónicos de la columna de agua como para aves residentes y migratorias, que también pasan un periodo del año en estos lugares. Además, tienen gran relevancia desde el punto de vista biológico, que ha sido reconocida, afortunadamente, con la legislación: la nueva Ley de Humedales Urbanos”, afirmó.

Respecto a la Red de Monitoreo Ambiental de Ecosistemas Acuáticos de Chile, el doctor Leighton destacó que “este trabajo que estamos desarrollando es parte de un gran proyecto que tiene el Ministerio del Medio Ambiente con la Universidad de Valparaíso. Estamos trabajando con 29 humedales desde la Región de Atacama hasta la de la Araucanía”.

Agregó que es una red para conocer el estado en que se encuentran los humedales y para ello se midieron variables biológicas y físicoquímicas que permiten determinar el estado de salud en el que se encuentran estos humedales.

Además, sostuvo que” existe mucho interés de los biólogos marinos de la Universidad de Valparaíso -y también de otras universidades- en los humedales, al considerarlos como un área de trabajo muy importante. Y en eso hemos colaborado, incorporándolos en la obtención de muestras y en el análisis de laboratorio, cumpliendo una doble función, porque estamos produciendo un producto de educación práctica, en el que se aprende trabajando, y esa ha sido la idea que hemos tenido en el Laboratorio de Ecología e Impactos ambientales”.

El biólogo marino Víctor Gudiño, investigador del Laboratorio de Ecología e Impactos Ambientales de la UV, detalló que “el objetivo del proyecto es desarrollar un monitoreo limnológico de estuarios y lagunas en Chile, dentro de la ecoregión mediterránea, de manera de establecer una línea de base de su condición ambiental que nos permita evaluar cómo han ido evolucionando estos sistemas a lo largo del tiempo. Y las variables que hemos monitoreado por estos dos años son variables físicoquímicas de la columna de agua y variables físico químico biológicas del sedimento: metales pesados, nutrientes, materia orgánica, granulometría , macrofauna bentónica en la columna de agua, fitoplancton, zooplancton y la parte de vegetación en las riberas de estos sistemas”.

Además de generar insumos para la plataforma de Humedales de Chile, “la plataforma tiene más de diez años de historia, por lo tanto como UV estamos aportando con estos últimos dos años de manera de conocer la tendencia histórica de estos sistemas”, complementó Gudiño.

En la misma línea, Viviana Martínez, también investigadora del Laboratorio UV, adelantó las conclusiones generales del estudio: “Principalmente se debe considerar que los humedales costeros son altamente dinámicos y frágiles. Y existe una gran variabilidad dentro de su clasificación, más aún en el rango que evaluamos en este estudio. Así pudimos generar análisis de las variables físicoquímicas, biológicas e incluso de conducta social, lo que permitió entregar una clasificación actualizada sobre las condiciones tróficas de los ecosistemas, del estado de salud de los humedales costeros y también los grados de amenazas que presenta cada uno”.

El biólogo marino Fernando Jiménez, quien también forma parte del equipo de investigadores del laboratorio, advierte que las aves en los humedales son muy importantes porque “se sabe que estos lugares son ricos en biodiversidad y uno de los reflejos de esa biodiversidad precisamente son las aves”.

Asimismo, relevó que en el humedal de Concón, por ejemplo, existen más de cien especies diferentes, algunas de ellas viven en el lugar durante todo el año, como la gaviota, el pelicano y el pilpilén, pero también otras son migratorias, que llegan al humedal principalmente en las temporadas estival e invernal, pero son más abundantes en los meses de verano, cuando podemos encontrar al rayador o la gaviota de Franklin”.

Jiménez invitó a la comunidad a apreciar estos ecosistemas, pero teniendo la precaución de tratar de intervenir lo menos posible, ya sea en los traslados o durante las caminatas por los senderos del humedal, porque, según sus palabras, si las personas conocen el lugar lo podrán proteger.

Víctor Gudiño también destacó que el Laboratorio de Ecología e impactos Ambientales de la UV tiene una trayectoria de más de treinta años en estudios ambientales y cuenta con equipos humanos y tecnológicos de última generación para desarrollar este tipo de actividades, sumado al desarrollo e implementación de metodologías que son validadas a nivel nacional e internacional. “Por lo tanto, podemos asegurar que tanto la toma de muestras como los resultados son válidos y representativos de los sistemas que estamos monitoreando“, afirmó.

Humedales monitoreados

Río Huasco
Río Elqui
Estero Tongoy
Humedal Pachingo de Tongoy
Río Limarí
Río Choapa (humedal Salinas de Huentelauquén)
Río Petorca
Río Ligua
Humedal de Mantagua
Río Aconcagua
Humedal de Tunquén
Río Maipo
Laguna El Yali
Estero El Yali
Río Rapel
Estero Nilahue
Laguna Torca
Lago Vichuquén
Río Mataquito
Río Maule
Humedal Rocuant-Andalién
Humedal Boca Maule
Lago Lanalhue
Lago Lleulleu
Río Monkul
Río Imperial
Lago Budi
Río Toltén
Río Queule