El profesor Mauricio Landaeta formó parte de la expedición a la Península Antártica organizada por Pristine Seas de NatGeo.

Pristine Seas es una iniciativa de National Geographic que a través de la exploración, la investigación científica, el análisis político y económico, y el compromiso de la comunidad trabaja para concientizar y establecer zonas marinas protegidas en lugares remotos de los océanos.

Pristine Seas puso los ojos en la península Antártica, lugar de impresionante belleza ubicado en los confines del mundo, donde a pesar de las condiciones extremas que caracterizan al continente blanco existe una rica biodiversidad, que se ha mantenido oculta para gran parte de la humanidad y que hoy enfrenta enormes desafíos por el cambio climático y la industria pesquera.

La península Antártica es el hogar de importantes especies de la cadena trófica de los océanos, como la ballena jorobada, que viaja cerca de 8 mil kilómetros para alimentarse en el lugar y así contar con reservas de grasa durante el invierno, época en que se reproduce y da a luz. También es un hábitat espectacular para focas leopardo y pingüinos, junto a una amplia gama de organismos marinos, como el krill, diminuto crustáceo que es el alimento principal en la dieta de numerosas especies.

El documental es un sorprendente registro de imágenes únicas, de 48 minutos de duración, que muestra en plenitud la vida en el entorno de la península Antártica, que además le da el nombre al trabajo audiovisual.

En dicha experiencia participó el profesor Mauricio Landaeta, doctor en Oceanografía y académico de la Escuela de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso, quien, junto a otros científicos de Chile, Argentina y NatGeo, se sumergieron en la expedición a este paraíso antártico.

“Realmente fue una experiencia alucinante. Tuve la fortuna de ser contactado por personal del Instituto Antártico Chileno (INACH) para formar parte de la expedición científica, que se realizó en enero de 2019, a lo largo de la península Antártica. El equipo de Nat Geo consistía en un camarógrafo, una productora y un grupo de buzos y científicos de diversas nacionalidades (Estados Unidos, España, Australia, Argentina y Chile) con los cuales pude interactuar no solo en la campaña, sino que también después en un artículo científico recientemente publicado en Plos One”, sostiene el científico, quien también es investigador del Centro de Observación Marino para Estudios de Riesgos del Ambiente Costero (COSTA-R).

El doctor Landaeta agrega que “la campaña tuvo la idea de concientizar sobre la importancia de preservar esta zona de la Antártica como Área Marina Protegida”. Tal como lo precisa el científico, esta idea es apoyada por los gobiernos de Chile y Argentina, y presentada a la reunión anual de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR).

El biólogo marino manifestó que las dos veces que ha visitado la Antártica han sido experiencias de crecimiento personal y científico y, a su vez, destaca hay que una gran cantidad de investigadores que visitan la Antártica todos los años, lo que facilita realizar colaboración internacional en diversos ámbitos, "junto a la calidez humana del personal de INACH, desde los cocineros hasta el jefe de la Base Científica, que hace agradable estar trabajando en condiciones ambientales complejas, como es estar expuesto a temperaturas bajo cero, por un periodo prolongado de tiempo (tres semanas)".

También releva que la participación de investigadores de la Universidad de Valparaíso en expediciones al continente blanco ha ido en aumento. “La doctora Gabriela Muñoz, de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales, y el doctor Pablo Conejeros, de la Facultad de Ciencias, ya participaron en campañas anteriores y esperamos que alumnos de pre y postgrado también puedan postular a los fondos financiados por el INACH para hacer investigación antártica”, puntualiza.

Tal como lo indica el doctor Landaeta, existen fondos para estudios de terreno (hasta tres años) y de gabinete (hasta dos años), y concursos para estudiantes de postgrado.

“Los estudiantes de pregrado pueden postular a un fondo cofinanciado por Correos Chile, en el cual el estudiante trabaja unas horas a la semana en la oficina de Correos de isla Rey Jorge, mientras el resto del tiempo puede dedicarlo a hacer algún experimento de terreno o laboratorio. Lo importante es que no solo los profesores sino también los alumnos de la Universidad de Valparaíso se atrevan a postular y puedan conocer el continente blanco, aún lleno de misterios científicos por resolver”, finaliza el científico.

 

Link documental:

https://www.nationalgeographicla.com/pristine-seas/la-peninsula-antartica

 

Artículo publicado en Plos One: https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0239895)
Link CCAMLR: https://www.ccamlr.org/es/organisation/pagina-de-inicio.