Camilo Aste, alumno de cuarto año, es el corealizador de “Archipiélago Humboldt: paraíso en peligro”.

Como una experiencia muy enriquecedora definió el estudiante de Biología Marina de la Universidad de Valparaíso Camilo Aste el haber trabajado en la realización del documental “Archipiélago Humboldt: paraíso en peligro”, que fue exhibido por partida doble en el Centro de Extensión UV y en el auditorio de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales.

A la exhibición en Montemar asistió cerca de medio centenar de estudiantes y profesores de la carrera de Biología Marina. El programa incluyó también un conversatorio, en el que participaron como panelistas invitados los realizadores Matías Aste y Cesar Villarroel, quienes son parte de Explorasub, y la bióloga marina y académica UV Maritza Sepúlveda.

Tal como lo adelantaron los creadores del documental, el trabajo tiene como eje central el conflicto del megaproyecto minero Dominga y sus posibles consecuencias en uno de los sitios con mayor biodiversidad del país y que ha sido declarado de importancia mundial.

El archipiélago Humboldt está ubicado entre las regiones de Coquimbo y Atacama. El film muestra impactantes imágenes de la vida marina salvaje, junto a la voz de reconocidos científicos y pescadores artesanales, quienes en conjunto tejen un relato directo y sincero. “Un imperdible para informarse y tomar conciencia de la importancia que tenemos todos en salvar este patrimonio único”, sostiene Cesar Villarroel.

“La recepción del público ha sido muy buena. El documental es una instancia cultural y de información. Es un trabajo de alto nivel, con imágenes submarinas que son espectaculares”, afirma Villarroel.

El realizador agrega que el objetivo de este trabajo es que las personas se puedan instruir respecto a lo que es su patrimonio, porque “cuando no estamos bien informados, las cosas se pueden destruir por desconocimiento. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer acá es reforzar el sentido de pertenencia, no importa cuán lejos estés de un lugar, el lugar es de todos, nosotros somos parte del lugar y el archipiélago de Humboldt es el lugar de esperanza para los océanos. Estamos en un momento crítico como humanidad”.

Por su parte, Camilo Aste explica que junto a César le llevó muchos años planificar este documental. “Es realmente bonito, porque tantos años grabando, haciendo entrevistas a los distintos científicos y actores locales y luego verlo como algo tangible, que podemos llevar a la gente y que pueda trascender en las personas, es lo más importante para nosotros”, comentó.

El estudiante acota que espera que el film ayude a tomar mayor conciencia del valor de este patrimonio natural.

El joven también destaca que el trabajo como documentalista es otra área que está sumando interés entre los biólogos marinos: “Es relativamente nuevo, pero ahora hay muchos más biólogos marinos que están optando por hacer documentación, como una forma de complementar el trabajo de divulgación. Existe mucha información científica, pero es muy difícil hacerla llegar a la ciudadanía. Generalmente la ciencia queda entre los científicos. Yo creo que es muy importante que esta ciencia se presente en un formato que pueda estar disponible para todo el mundo y que todos puedan ver y entender”.

Camilo Aste añade que “la experiencia fue hermosa. Desde chico tuve la posibilidad de conocer este lugar y sentí que era parte de mi responsabilidad o misión de vida el tratar de trabajar por su conservación y protección. Entonces, ahora estar haciendo acciones concretas para lograrlo realmente es muy enriquecedor para mí y me siento realizado”.

Finalmente, la bióloga marina Maritza Sepúlveda señaló que “el documental lo encontré precioso. Encuentro que realmente fue capaz de condensar en media hora la importancia de la zona desde el punto de vista social, biológico y económico. Creo que esta oportunidad de que los estudiantes de biología marina se hayan interesado en participar, en conversar, en discutir y en mostrar las acciones que se están llevando a cabo es parte de la enseñanza y formación de nuestros estudiantes. Además, el momento en que se presenta es sumamente relevante, porque el tema del proyecto Dominga no está cerrado, se encuentra en discusión, por lo tanto no hay que bajar los brazos, es necesario estar en estado de alerta, porque se va a definir en los próximos meses y todos debemos estar informados”.