Su cámara capturó la imagen de un pequeño pez de tres aletas, especie poco conocida fuera del mundo de las ciencias.

Una destacada participación logró el biólogo marino Víctor Molina, quien actualmente trabaja en el Laboratorio de Ictioplancton en la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, en el concurso fotográfico “La Belleza de la Biodiversidad Marina Chilena”, cuya imagen le permitió subir al podio tras adjudicarse el segundo lugar del certamen.

El biólogo marino presentó la foto titulada “Retrato Criptobentónico” y muestra a un trobollito de tres aletas, cuyo nombre científico es Helcogrammoides cunninghami. “Es una especie de pez muy común y abundante en las costas chilenas, pero que por ser una especie de pequeño tamaño y no ser un recurso hidrobiológico, es poco conocida fuera del mundo de las ciencias”, explicó.

Víctor Molina agregó que “en la foto intenté registrar la característica criptobentónica del trombollito, es decir, que tiene la capacidad de esconderse en el fondo marino, explotando los espacios entre las rocas o camuflándose en éstas con el objetivo de evadir a sus depredadores”.

También reconoció que es la primera vez que participa en un concurso con un jurado profesional y destacó la presencia de Eduardo Sorensen y Alejandro Pérez Matus, fotógrafos submarinos consolidados. Además los criterios de evaluación fueron según su adecuación a la temática, calidad, originalidad y mensaje transmitido en las fotografías.

Respecto a la valoración de la fotografía como herramienta de divulgación científica, Víctor Molina sostuvo: “El campo de la fotografía submarina siempre me llamó la atención, actualmente la considero una herramienta imprescindible en la ciencia ciudadana. Existe un gran desconocimiento sobre la biodiversidad marina que tenemos en Chile y con la fotografía es posible sensibilizar sobre esta riqueza escondida y llevarla fuera del circulo científico, concientizando e involucrando a la sociedad en el cuidado y protección de esta riqueza”.

El concurso fue organizado por la Facultad de Ciencias Biológicas de la PUC, en el marco del mes del Mar.